inspección general de trabajo

Inspección de trabajo: Multas y sanciones

Como ya se comentó en un artículo anterior del blog, desde el 12 de mayo de 2019 se estableció el registro obligatorio de la jornada laboral para las empresas en España. Por tanto, este registro es uno de los aspectos cuyo cumplimiento es revisado en una inspección de trabajo, tema que se tratará en este artículo.

¿En qué consiste una inspección de trabajo?

En sentido estricto, la Inspección de Trabajo es una entidad, la cual se encuentra dentro del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Esta entidad representa el servicio público que vigila el cumplimiento de las normas y que reclama las responsabilidades administrativas correspondientes, ya sea en caso de incumplimientos realizados por empresas o por trabajadores. Este organismo también desempeña funciones de asesoramiento laboral.

El objetivo principal de esta entidad pública es el de fomentar el cumplimiento (voluntario) de la legislación laboral y de Seguridad Social vigente, además de llevar a cabo acciones correctoras o sancionadoras en situaciones de incumplimiento de la normativa. La inspección laboral puede ser solicitada por ciudadanos o trabajadores, pero también puede realizarse sin aviso previo, eligiendo una empresa aleatoriamente.

Las inspecciones de trabajo son llevadas a cabo por funcionarios de nivel técnico superior que trabajan para la Inspección de Trabajo y de Seguridad Social. Estos deben identificarse al realizar su trabajo cuando quieran acceder a determinadas áreas de la empresa investigada, aunque la inspección haya empezado ya previamente, por ejemplo, preguntando a clientes de la compañía. Además, hay que destacar que los empresarios o dueños de las organizaciones no pueden oponerse a la inspección laboral.

En relación con el registro del horario de los empleados, los siguientes aspectos son revisados en una inspección de trabajo:

  • Existencia y aplicación de un registro de la jornada en la empresa.
  • Validez del sistema aplicado para el registro.

registro obligatorio de la jornada laboral

Multas y sanciones por incumplimiento de la normativa

Desde que entró en vigor el Real Decreto-ley 8/2019, de 8 de marzo, que impuso el registro obligatorio de la jornada laboral, en los 6 meses posteriores se efectuaron 980 sanciones por no cumplir con el registro de la jornada, un incremento cercano al 4% si se compara con el semestre anterior, según datos aportados por el Ministerio.

La Inspección General de Trabajo afirma que busca sancionar a aquellas compañías que quieren aprovecharse de posibles situaciones de precariedad laboral, como por ejemplo aquellos casos en los que no se abonan horas extras a los trabajadores. Las multas y sanciones por infracciones en la normativa del registro de la jornada son las siguientes:

  • Una sanción leve con una multa de 60 a 625 euros cuando no se registre el control diario del horario laboral de los empleados.
  • Una sanción grave con multa de 626 a 6250 euros cuando no solo no se registren estos datos, sino que se demuestre que la jornada diaria se ha superado con horas extras o complementarias.

Conclusión

El registro de la jornada se ha vuelto algo obligatorio para todas las empresas de nuestro país. Por tanto, es un aspecto que debe ser interiorizado en la actividad diaria de las organizaciones, ya que afecta a la situación laboral de los empleados y también porque es muy vigilado por la Inspección de Trabajo.

Como herramienta de control y registro del horario de los empleados, Tapify es de enorme utilidad, además de que se ajusta al tamaño de tu empresa. Consúltanos sin compromiso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *